lunes, 29 de noviembre de 2010

No hacemos carrera

Parece que le he cogido gustillo a lo de las carreras populares. Este pasado fin de semana he corrido la de “Ponle Freno”, promocionada por Antena 3. Un frío pelón importante a las 9 de la mañana. Dos vueltas a un circuito no muy favorable, la verdad. A mi la subidita esa del Retiro hasta el Ángel Caído es que me mata. Y había que hacerla dos veces. Así que no he mejorado mi marca personal de los 10 Km.



Y aqui me veis en la llegada, cuando el tiempo marcaba sobre el 56:30 (ojo, que ese no es mi tiempo, que pasé por la salida a los cuatro minutos de empezar la carrera), por todo el centro, saludando a la afición que tanto me ha dado...:)










Eso si, llegas a casa con la satisfacción del deber cumplido. Las 10:30 de la mañana y ya has hecho ejercicio. Te quitas el disfraz de correr (con esto de las maillots negros parecía una convención de hombres rana más que una carrera) y lo pones a secar, porque da un poco de asquete meterlo con el resto de ropa para lavar, para que os hagáis una idea de la cantidad de sudor que lleva.



Y te duchas y te vas directo a la Wii, a ver cuanto has perdido.¡Yuhuuuu, dos kilos abajo desde la ultima pesada! Una de las mayores autoestafas que hay en cuanto a regímenes: pesarse after sudada. Pero vamos, la gloria es efímera. Y como has salido con dos kilitos por debajo de tu anterior marca, vas crecido. Ya había dejado preparado el día de antes unos buenos aperos para hacer risotto, no fuera que luego estuviera muy cansado, así que la comida fue potente.

Rissoto de pollo especiado, calabaza y setas.

Tres contramuslos deshuesados
Dos dientes de ajo.
Tomillo, romero y pimienta
200 gramos de calabaza.
Una bolsa de setas variadas congeladas
Un litro de caldo de pollo (en mi caso Gallina Blanca)
Tres tazas de arroz carnaroli (vale otro arroz, pero merece la pena el acabado con este)
Una cucharada sopera de mantequilla
Una taza de parmesano rallado (esta vez use Grana Padamo, pero vale)

No me entretendré mucho en la receta, ya que hay alguna más de risotto en el blog.Sólo comentar que el pollo se trocea pequeñito y se deja un rato con el ajo picado y las especias antes de añadirlo a la cebolla y la calabaza ya salteadas. Y dejar hacer chup chup de poco en poco, regando el arroz con el caldo hirviendo cada vez que se seque.

video

Así que nada, risotazo para el cuerpo con una botellita de vino, un rico Altorredondo del 2006, poderoso pero que casaba muy bien con la fuerza del arroz.



A media digestión todavía, nos preparamos para ver el partido de Nadal contra Federer con picoteo tipo marraneo y un ron. Torreznos, patatas fritas sabor chorizo, pepinillos agridulces, palomitas bañadas en toffe (como lo oís…), anacardos a la miel….A estas alturas ya había recuperado entre sólidos y líquidos el 100% de lo perdido…Ganó Federer y para consolarnos partimos un poco de queso, jamón, paté… Vamos, que a las 9:00 de la mañana pesaba 93 kilos. A las 10: 30, 91 Kilos. A las 15:30 unos 92,5 y por la noche…que le den a la báscula!!! No hacemos carrera de uno mismo, no hacemos carrera…:)

viernes, 26 de noviembre de 2010

De tapas por Prosperidad, 2010, mejorando.

Un año más he picado en acercarme a la semana de vinos y tapas que celebra el barrio de Prosperidad. No sabía lo que me iba a encontrar esta vez. Ha habido altibajos importantes de una edición para otra, así que no estaba claro si tocaba la de cal o la de arena. Y la verdad es que salí contento. A 2,50 € la consumición, que esta vez daba a elegir entre cerveza, cerveza sin alcohol, mosto, vino blanco o tinto y cava. Probamos unas cuantas, algunas realmente curiosas, como esta crema de cocido con brocheta de sus viandas, realmente sabrosa y además bien calentita, que se agradece con los fríos que hace.



O la croqueta de morcilla con rebozado de kikos, con una salsa que sabía mucho a esos kikos.



Bien el bocatín de calamares con salsa alioli.



Correcta la tartita de carne especiada y queso.



Algo menos nos gustaron las tostas de solomillo en dos bares diferentes.



Pero en general mejor nivel que otros años.Los vinos muy dignos y la opción de poder pedir algo sin alcohol (para el que lo quiera, claro) me parece un acierto. Volveremos el año que viene, visto que se ha recuperado el nivel.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Nuestras neveras

Este fin de semana, debido a un pequeño descuido, me ha tocado descongelar la nevera. Lo típico: te la dejas mal cerrada una noche y se forma dentro un glaciar que ya no te deja mover cajones ni cerrar siquiera la puerta bien. Media horita de estar tirado en el suelo con un secador (para haberme electrocutado) dándole aire caliente mientras recogía carámbanos, alguno de tamaño considerable, con un barreño, tras arrancarlos a golpes de cuchara de madera. Aunque la operación fue más o menos limpia, no pude evitar acabar con el culo helado, sentado en un charco de trocitos de hielo y agua a cero grados o casi. Quite con un pañito la abundante escarcha que quedaba en los alimentos de los cajones y los volví a colocar, con los pantalones empapados, las zapatillas empapadas y un frescor de nalgas reconfortante.
Ya del tirón pensé en hacer una limpieza-colocación de alimentos en la zona alta de la nevera, pero la verdad es que estaba hasta los huevos…:) Pero ver el relativo desorden me dio la idea de hacerle un retrato al contenido. Retrato de un día cualquiera de mi nevera. Más bien llenita ese día. Para verla a lo grande y poder cotillear más detalles pinchad en la foto. Arriba suelen estar las salsas. Hay un bote grande verde que es mermelada casera de ciruela, hecha por mi padre. Detrás hay una colección de salsa que pillé en una tienda de productos ingleses muy curiosas, pero casi sin estrenar, a la espera de una buena tabla de patatas y salchichas. Al lado, la salsa de eneldo que usamos para las patatas con salmón ahumado, cena socorrida de más de un día. Asoma un benjamín de cava que no se cuánto tiempo debe llevar ahí. Reserva es como mínimo. En la segunda balda cuajadas, unos yogures malísimos de soja que nos dieron en una promoción y pan de molde. También están ahí escondidillos los típicos taquitos de jamón, chorizo y demás para los platos de pasta ultrarrápidos de emergencia: espirales con tomate y chorizo. Para la tercera tenemos la fiambrera. ¡Qué triste que se vean las Sabanitas de queso! Hay un trozo de parmesano para un futuro risotto, pepinillos dulces y alcaparras, un queso de oveja cojonudo que me trajo mi tío Paco, que tuvo el acierto no sólo de comprarlo, sino de tenérmelo par de semanas en aceite, huevos y salchichas.



En la de abajo las latas: cocas Zero para Laura, tónicas para los gintonics de los cuñaos, mis mahous, un bote de nata para los gofres del Mercadona (un vicio, se hacen en 15 segundos al microondas. Coged los que llevan la bolsita de chocolate) y alguna cerveza rarilla por detrás. El plátano y la manzana son accidentales ahí, al igual que la bolsa de pasta fresca. En los cajones de verdura poca cosa: ajos, cebollas y una bandeja de gengibre.Siempre pico y cuando necesito un cachito compro la bandeja entera y acaba estropeándose. En la puerta los huevos en general, aunque alguno de ellos acompañados de productos cosméticos ( a mi no me miréis!!!). Kepchup, mostaza y salsa barbacoa. También mermeladas, zumos y el agua y la leche. Y eso es lo que da de si. No es una nevera demasiado correcta: costaría hacer una buena cena a partir de los ingredientes que hay. Son más complementos para otras cosas. Pero bueno, así compramos nosotros.
Os propongo un ejercicio curioso: abrid vuestra nevera y no hagáis trampa: tal como este le tiráis una foto y me la enviáis por mail a pachi.blazquez@gmail.com con el título “NEVERA”, comentando si os apetece algo del contenido, lo que veáis más curioso, lo que os apetezca o simplemente la foto. Iré actualizando el post con las que me enviéis para comparar unas con otras. ¿Os apetece? A ver cuantas juntamos...o a ver si junto alguna...:)

NEVERAS DE LOS LECTORES

Ignacio de la Calle:
"La repisa de arriba se usa para las carnes. Dado que Debbie es vegetariana, ese es mi territorio. Esta vez hay también un pucherito con arroz blanco que va con el taper azul de la repisa de abajo donde tengo unas judías negras que hice ayer. Salieron buenas. Tengo escondido por ahi, detras de un taper con aceitunas negras, una tarrina de manteca coloradada traida de Pozoblanco. LLeva ahi mucho tiempo, pero es que no creo que me vaya bien para el colesterol, asi que la escondo porque si la veo mucho me la como de una sentada.
En la siguiente repisa esta siempre la mantequilla, unos botes de judias y garbanzos
que usamos para ensaladas de pasta (ingredientes para ensalada de pasta nunca falta),
unos yogures para el colesterol, para contrarrestar la manteca, y el pan bimbo. Los huevos esos ahora que los veo debería tirarlos, creo que están ahí desde el verano.
Mas abajo es el estante de las salsas y conservas, como aceitunas y guindillas,
yo creo que la mayoría caducadas. El salmón ahumado y el queso siempre están
aquí cuando los hay.El primer estante siempre esta lleno de cervezas, limon, tinto de verano, etc ...., nunca se sabe quien va a venir a casa. Yo tambien tengo Mahou.
En los cajoncitos estan las verduras cuando las hay. Ahora hay media calabaza para hacer al horno, unos tomates y unas limas para hacer mojitos. Y medio pimiento no se por que.



En la puerta, quizá lo mas curioso es la repisa de arriba. Aparte de un bote de ketchup que sobro de una hamburguesada en verano, hay como 10 carretes de fotos. Si de esos. Ya solo el que sean carretes da a ver que están ahí desde antes de la era digital. Y han viajado.Estaban en mi nevera en Leeds a finales de 1990, se mudaron a Oxford conmigo en 2003,y en 2006 vinieron a Madrid. Alguien me dijo una vez que en la nevera se conservan mejor y ahí están. Por lo demás, hay salsas para quesos y pates, mermeladasy la leche mas abajo. Hay una botella de pacharan casero de hace unos 3 años, yo creo que eso ya estará malo. Ni siquiera me gusta el pacharan. Alguien lo dejo ahi."


Gema22:



Pues mi nevera esta un poco vacia, pero bueno, ya este finde toca compra, pero a mi no me importa mostrarla asi, o esque todo el mundo tiene la nevera llena siempre??? Eso si pachi yo me ahorro el descongelarla que para eso me la compre no frost.
En la parte de arriba tengo un carton de huevos sin empezar, y un plato con la carne preparada para hacer fajitas que es lo que tengo de cena, en el cajon que cuelga tengo los embutidos, pero ahora solo hay un sobre de queso y otro de jamon cocido.
En medio hay un paque te de margarina, otro de queso de untar y pate, un mini plato de macarrones que me han sobrado de la comida y unas coca colas.
Abajo del todo estan los yogures, queso fresco y eso que esta tapado con papel de plata es una lata de aceitunas empezada.
En un cajon hay un sobre con zanahoria rallada (para las ensaladas) y en el otro cajon hay limones y mandarinas.
El cajon de abajo del todo es para la carne y pescado, vale, ahora recuerdo ke el plato de arriba estaria mejor abjo, en fin...
En la puerta las salsas (picante, mostaza, ketchup, mayonesa, nata), vino blanco, leche, un tarro de tomate empezado, unos huevos...

Y esta es mi nevera, solo hace falta llenarla un poco mas jeje


Regaliz:



Anónimo desde ciudad cervantina:



Kiraymaggie:



En la balda de arriba hay una botella de agua (nomalmente hay 3 o cuatro, en casa no puede beber agua del grifo) y las mantequillas y mermeladas
En la otra tengo unos tupper, con manzanas asadas y unos trozos del turron de coco que hice, y queso de untar
En la otra normalmente va el embutido que ahora no hay, estan unas alitas descongelando para la cena de esta noche, y un par de paquetes de salchichas para macarrones de urgencia.
en la otra balda, normalmente van las latas de cocacola que ahora no hay,
y en el cajon de la fruta, en uno lechuga y unos tomates y en el otro unos melocotones y unas chirimoyas
y en lo ultimo es la parte superfria que es para guardar la carne y eso, pero que ahora solo tiene un molde de bombones enfriando, una botella de casera y una de te.
En la puerta, pues los huevos, restos de un limon que utilize ayer y que no guarde en su cacharro Las salsas varias, y los vinos y esas cosas¡¡¡


Capisi:



(Que se ha cargado un cajon del congelador por hacer la foto!!!)Huevos que no me caben en la huvera (¿se dice así? jajajaa)Postres se notan las ofertas del 2x1 etc...¿verdad?Un bote de bicarbonato que dicen absorbe los malos olores...
Tomate casero en conserva...Lo del plato son pimientos verdes fritos pa el bocata de lomo de esta noche....y el lomo....Caldo concentrado de cocido que descongelé para mañana hacer sopa....Y unos rovellones que me han regalado unos vecinos.....


Juan Pedro:



Como puedes ver mi nevera está casi vacía. Unas 10 cervezas, una botella de cava, mantequilla, 2 botes de mermelada, una lata, un par de cebollas, un par de puerros y una caja de manzanas que me trajo mi padre el otro día. Se llama falta de tiempo y que hace un mes que no voy a comprar. Este fin de semana espero ir rellenenadola.

Mamen:



Montse:

lunes, 15 de noviembre de 2010

Y todo sin Facebook

Ahora parece que es muy fácil mantener el contacto con gente de tu pasado. Facebook y otras redes sociales te permiten buscar en el baúl de los recuerdos con bastante éxito. Pero hubo una época más oscura en la que de repente te daban ganas de contactar con esos amigos de los que hacia tiempo no sabías nada, esos con los que, sin saber por qué, te habías dejado de ver. Y no era inmediato. Me pasó con dos grupos, el de la facultad y el de Corepo (Montenebro para los chicos de hoy en día), la urbanización donde veraneaba de pequeño. No fue tan complicado en ninguno de los dos casos. Sólo hubo que poner un poco de ganas y la cadena localizadora funcionó. Me recuerdo mirando agendillas de teléfonos casi borradas y teniendo que probar varios números borrosos hasta acertar. Alguna madre hasta se preocupó de que llamáramos ahí preguntando por su hijo, que llevaba años sin vivir con los padres, pensando que es que le había pasado algo!!! Y resultó que todos estamos encantados de volver a conocernos. No dejamos pasar más de un mes sin tomar unas cañas, jugar un póker o montar una cenita. Bien por los viejos amigos.



Una de estas reuniones tuvo lugar el pasado jueves en “El Rinconcito de Juan”, cervecería, bar, restaurante, taberna…como más os guste, en la calle Pradillo 8, Madrid. Con los de Corepo esta vez, posiblemente los amigos más antiguos con los que sigo teniendo contacto. Temas de hoy y temas de siempre, esos veranos, muchas risas y mucha, mucha cerveza. No en vano algunos de mis más etílicos episodios los he vivido con ellos…:)
El lugar donde las tomamos es muy agradable. La compañía también hace mucho, claro. Mesas de madera, un servicio muy atento, siempre sonriente y unas buenas raciones. No pedimos demasiada cantidad. Una ración de croquetas hermosas, con tropezones que casi se acercaban a tacos de jamón.



Un generoso plato de lacón con abundante queso de tetilla fundido por encima, al que yo le habría añadido algún pellizco de pimentón. Unos correctos huevos estrellados con pimientos y chorizo, aunque uno de los huevos vino más hecho de lo que me gusta. Y una de oreja a la plancha con limón, rica, rica, con zonas crujientes alternando otras más gelatinosas.



Y si la cuenta no me falla, siete u ocho tubos de cerveza cada uno, más otra ronda a la que invitó la casa, un detalle. Con tal cantidad de birras, el precio nos pareció muy bueno, saliendo a 20 euros por cabeza ( cinco fuimos). Salimos de allí casi cuatro horas después de entrar, tiempo que da para mucha risa, para conversación seria, múltiples flashbacks y planes para la siguiente. Y sin pasar por Facebook.

Nota: esta semana me toca empezar a controlar otra vez el peso. Cervezadas como ésta y algunos episodios triperos que narraré en días venideros me han vuelto a meter 10 kilos desde mínimos (que me ponen a 10 kilos de los máximos también, cosas de las matemáticas de las lorzas).

lunes, 8 de noviembre de 2010

Quemando calorías.

Como os podréis imaginar, delicias hipercalóricas como esa crema de nubes que ponía en el post anterior nada bueno pueden reportar a mi estilizada figura. Mi tendencia ha sido, es y será siempre a la esfericidad. Como lo de controlar la comida lo llevo regulero, de vez en cuando hay que quemar tema.

Este fin de semana ha tocado carrerita. Los 10 Km del BBVA. Hacia fresquete, así que me enfunde las mallas de neopreno (agradeced que no hay fotos), el chubasquerillo y hala, madrugón. Llegué prontísimo, a eso de las 8:00 y la carrera empezaba una hora más tarde. Recogida del chip, diez minutillos de calentamiento, un paseito, más estiramientos, meadita de última hora y a corre Castellana abajo. Buen trecho fácil de correr. Un repechito en el giro hasta Príncipe de Vergara subiendo por Jorge Juan y otra vez cuesta abajo hasta el Retiro (Km 5) y más allá.



Eso si, tanta cuesta abajo se paga. Al llegar a Atocha, subida dura por Alfonso XII y entrada al Retiro...Y ahí lo mas jodido.Subida chunga, ya cansado, hasta el Angel Caido...Ahi es donde se pagan las pancetas, las cremas de nubes, las hamburguesas y todas esas viandas pecaminosas. Finalmente un par de sube bajas más y llegada a meta lengua fuera. El objetivo primero cumplido: terminar. El segundo también: bajar del tiempo hecho en mi anterior carrera.Paso de 52:14 a 50:38. Buena mejora!!! Eso me deja clarito el objetivo para la siguiente: 4 segundos por kilómetro mas bajo y estaré ya por debajo de los 50 minutos.

Ah, y ni Isostar, ni Aquarius ni leche.Para reponerse, cocidazo para comer y un Viña Tondonia Reserva del 98 de acompañante...:)

jueves, 4 de noviembre de 2010

Americanadas

Una de productos rarejos traídos de más allá del océano, cortesía de Laura y de la tienda “Taste of America” de Pozuelo. Guarrerías a cual más deliciosa… Unas palomitas con toffe, crema Campbells de champiñones, mango deshidratado, unos snacks de zanahoria, unos bastones de caramelo, más de adorno que otra cosa para las futuras navidades y un bote de una de las cosas más gorrinas que haya visto en tiempo: crema untable de nubes. He buscado a lo largo del bote y no pone las calorías que tiene. Me imagino que el número daría la vuelta varias veces a la etiqueta!!! No tengo ni idea de cómo comerla. De momento le hemos dado salida a cucharadas (santo cielo) o montada en galletas Chiquilín…para rebajar un poco el nivel de dulzura…:)



Y más americanadas. Primer año que me tuneo en Halloween. Hay algunos detalles que pulir, como los ojos en plan mapache, pero en general no soy un mal zombie. El toque gourmet lo pone el brillo de la cicatriz que me recorre la cabeza, que luce brillante gracias a mermelada de fresa.