domingo, 9 de marzo de 2014

Con mucho gusto, Saporem.



Laura está últimamente muy activa a la caza de sitios nuevos y lo mejor es que suele estar muy acertada. Este último continúa con una buena tónica de éxitos. El restaurante “Saporem”, en la calle Ventura de la Vega, lleva abierto apenas 4 meses y fue nuestro objetivo. Ya el sitio , según llegas por la calle y lo ves de lejos, te llama: unas plantas, unas luces por encima del resto de la calle. El interior es una pasada, muy bonito, decorado con mucho gusto e incluyendo en el interior una zona de terraza. Cada cosa parece de su padre y de su madre, pero todo junto casa perfectamente y da un ambiente buenísimo.
Para comer pedimos cuatro platos para compartir, tres entrantes y un segundo. Era cena de picoteo. Aun así, salimos bien de cantidad. De salida un aperitivillo de panecillos y alioli.




Empezamos con unas croquetas de morcilla y plátano. La morcilla, realmente potente, mas de tipo de guisar que del de freír, dominaba claramente al plátano, que apenas llegaba a darle un puntito dulce. Muy ricas y contundentes.




Seguimos con el sobao pasiego con escalope de foie y huevo escalfado. En fin, qué decir: foie, sobao…cómo puede estar malo?  Acompañado por un poco de compota de cebolla para aportar aun más dulce.





El último de los considerados en carta entrantes fueron los rollitos de pollo con mango, salsa de pepino y menta. Plato frío, con las obleas rellenas de pollo y queso crema, aparte del anunciado mango y la salsa. Correctos.




El “segundo” fue un ceviche de peces nobles, según la carta, con mero y pulpo. Un poco basto para mi gusto, con el pimiento cortado demasiado grueso y el pescado demasiado cocido en el cítrico. No sobró, pero no entusiasmó.




En general muy buena impresión. La cuenta, con dos dobles de cerveza y dos cocacolas se nos fue a 22 euros por persona. Bastante correcto porque cenamos bien, aunque nos llamó un poco la atención que 14 euros se nos fueran en la bebida. No tengo la cuenta pero se nos iria la cosa a 3 euros la coca y a 4 el doble…un poco elevado.
Un sitio al que con seguridad volveremos y que además, entre semana, tiene música en vivo.

domingo, 9 de febrero de 2014

Cenas y recenas: Ana la Santa y Superbowl



A veces (contadas) no interesa una cena muy copiosa. Con algo de picoteo te das por satisfecho, sobre todo si sabes que hay “recena”. Esto es lo que pasó este domingo. Tengo la rara tradición de ver la Superbowl, la final del campeonato de futbol americano de EEUU. No es que entienda mucho, ni soy fan de ningún equipo, pero me resulta muy entretenido, con mucha acción, con su show del intermedio y todo lo que se monta alrededor. Parte de la tradición es ver ese partido con algo de picoteo. Unos años unas cosas, otros otras.
Asi que sabiendo que luego recenaría, para la primera cena optamos por Ana La Santa, en la plaza de Santa Ana, Madrid, justo en los bajos del hotel de la plaza. Una sala amplia, con mucha vegetación y grandes ventanales para disfrutar de las vistas abiertas. La carta es variada, con una buena zona de carnes, pescados y arroces. Pero íbamos en plan picoteo y elegimos unas tapas para compartir.
Unos calamares a la andaluza con alioli de su tinta. Bien la fritura, pero demasiado suave el alioli, parece que había miedo de darle potencia.



Mucho mejor el plato de chicharrones de cochinillo con lima y jalapeño. Trocitos de corteza a modo de torreznos de cochinillo con trocitos de lima y jalapeño que hacían que el sabor cambiara mucho. Buenos tanto con ese acompañamiento como sin ellos.



Y también buenas las albóndigas trufadas con setas, una ración razonable, con profundo sabor a trufa (sospecho que con mas aceite aromático que trufa en si) y con una salsa con setas de lo mas interesante.
Con dos cervezas y dos cocacolas, a 16 euros por persona, bien disfrutados. El pan está bastante rico, incluyendo un par de variedades de negro y con tomate.



Es mucho? Es poco? Sólo se que después de la cena, a las 00:30 ya del día siguiente empezó la Superbowl y con ella disfrute de unos encurtidos de lujo cortesía de Laura (superpepinillos rellenos de anchoas, bonito, pimiento o brochetas de boquerones, guindillas, aceitunas…) , unos torreznos pìcantes cortesía del suegro y un ron cortesía de la suegra…Vamos, que yo solo tuve que poner la coca cola y el hielo…



Y por cierto, estoy hecho todo un pulpo Paul. Cada año, al empezar el partido, elijo con quién voy para darle un poco de vidilla extra al tema. Criterios como “me mola el uniforme” o “ese tío tiene una cara de mala leche por encima de los demás”…En más de una década solo una vez ha palmado el  equipo que escojo. El año que viene me marco un Bet&win…J

jueves, 30 de enero de 2014

Dimsum de andar por casa



Uno de mis pendientes para este año me lo he quitado rápido de encima. Quería probar a hacer dim sum en casa. Son esos aperitivos asiáticos, como empanadillas rellenas pero con la pasta generalmente cocida al vapor (también los hay que se cuecen en caldo, que se fríen…). Busque unas cuantas recetas para hacer la masa y al final me quede con una supersencilla que dio buenos resultados, aunque mejorables. Para el relleno, carne aliñada con gusto y estilo…:)


Dim Sum de cerdo y ternera con espinacas (salen unos 20)
Para la masa:

200 gramos de harina

110 ml de agua

Una cucharadita de sal



Para el relleno:

300 gramos de carne picada mixta de cerdo y ternera

100 gr de espinacas frescas

Dos dientes de ajo

Jengibre

Salsa de soja

Salsa Perrins
 






Primero prepara la masa. Tamiza la harina en un bowl de tamaño suficiente y mezcla con la sal. Pon el agua a hervir. Cuando hierva, viértela sobre la harina y comienza a remover rápidamente. Cuando la cosa ya se pueda amasar a mano, dale caña durante unos 7 minutos. Te tiene que quedar con la consistencia de una plastelina algo dura. Parte de las mejoras para la vez siguiente será un pelín más de agua. Divide la masa en dos y haz dos “chorizos” con ella. Envuélvelos en papel film y deja reposar media hora.


El relleno es muy sencillo. Pon agua a calentar y cuando hierva, apaga el fuego y hecha las espinacas bien troceadas. Rescátalas colando y exprímelas un poco para quitarles el agua. Mezcla las espinacas con la carne picada en crudo, los dientes de ajo muy picados, una cucharada de jengibre rallado y salsa de soja y perrins al gusto. Si te va el picante es el momento de añadirle tu toque.


Y ahora, a rellenar dim sum. Para ello tienes que hacer círculos de masa, tan finos como sea posible. Corta del rollo masa un trozo como de 2 cm y sobre una superficie ligeramente enharinada dale con el rodillo. Usa un cuchillo para despegarlo si es necesario. Pon una bola del relleno en el centro, humedece con agua los bordes de la masa y ciérralo, con más o menos gusto (busca en youtube ejemplos, hay auténticos artistas).

Una vez hecho todos, pon un poquito de aceite en una sartén, pon los dim sum sobre su parte más plana y dale al fuego fuerte. Ahora viene una parte curiosa y un poco peliaguda. Cuando veas que se están tostando por debajo, hay que añadir a la sartén agua caliente, hasta completar más o menos la mitad de la altura de los dim sum.

 





Tapa rápidamente la sartén en cuanto eches el agua. La idea es que se cueza tanto por el agua como por el vapor generado. Sigue con el fuego muy fuerte hasta que se evapore el agua. Y ya tendrás tus dim sum, tipo potsticker.





Se comen recién hechos acompañados de un poco de salsa de soja o, como hice yo, con salsa de chili dulce.