lunes, 29 de noviembre de 2010

No hacemos carrera

Parece que le he cogido gustillo a lo de las carreras populares. Este pasado fin de semana he corrido la de “Ponle Freno”, promocionada por Antena 3. Un frío pelón importante a las 9 de la mañana. Dos vueltas a un circuito no muy favorable, la verdad. A mi la subidita esa del Retiro hasta el Ángel Caído es que me mata. Y había que hacerla dos veces. Así que no he mejorado mi marca personal de los 10 Km.



Y aqui me veis en la llegada, cuando el tiempo marcaba sobre el 56:30 (ojo, que ese no es mi tiempo, que pasé por la salida a los cuatro minutos de empezar la carrera), por todo el centro, saludando a la afición que tanto me ha dado...:)










Eso si, llegas a casa con la satisfacción del deber cumplido. Las 10:30 de la mañana y ya has hecho ejercicio. Te quitas el disfraz de correr (con esto de las maillots negros parecía una convención de hombres rana más que una carrera) y lo pones a secar, porque da un poco de asquete meterlo con el resto de ropa para lavar, para que os hagáis una idea de la cantidad de sudor que lleva.



Y te duchas y te vas directo a la Wii, a ver cuanto has perdido.¡Yuhuuuu, dos kilos abajo desde la ultima pesada! Una de las mayores autoestafas que hay en cuanto a regímenes: pesarse after sudada. Pero vamos, la gloria es efímera. Y como has salido con dos kilitos por debajo de tu anterior marca, vas crecido. Ya había dejado preparado el día de antes unos buenos aperos para hacer risotto, no fuera que luego estuviera muy cansado, así que la comida fue potente.

Rissoto de pollo especiado, calabaza y setas.

Tres contramuslos deshuesados
Dos dientes de ajo.
Tomillo, romero y pimienta
200 gramos de calabaza.
Una bolsa de setas variadas congeladas
Un litro de caldo de pollo (en mi caso Gallina Blanca)
Tres tazas de arroz carnaroli (vale otro arroz, pero merece la pena el acabado con este)
Una cucharada sopera de mantequilla
Una taza de parmesano rallado (esta vez use Grana Padamo, pero vale)

No me entretendré mucho en la receta, ya que hay alguna más de risotto en el blog.Sólo comentar que el pollo se trocea pequeñito y se deja un rato con el ajo picado y las especias antes de añadirlo a la cebolla y la calabaza ya salteadas. Y dejar hacer chup chup de poco en poco, regando el arroz con el caldo hirviendo cada vez que se seque.

video

Así que nada, risotazo para el cuerpo con una botellita de vino, un rico Altorredondo del 2006, poderoso pero que casaba muy bien con la fuerza del arroz.



A media digestión todavía, nos preparamos para ver el partido de Nadal contra Federer con picoteo tipo marraneo y un ron. Torreznos, patatas fritas sabor chorizo, pepinillos agridulces, palomitas bañadas en toffe (como lo oís…), anacardos a la miel….A estas alturas ya había recuperado entre sólidos y líquidos el 100% de lo perdido…Ganó Federer y para consolarnos partimos un poco de queso, jamón, paté… Vamos, que a las 9:00 de la mañana pesaba 93 kilos. A las 10: 30, 91 Kilos. A las 15:30 unos 92,5 y por la noche…que le den a la báscula!!! No hacemos carrera de uno mismo, no hacemos carrera…:)

2 comentarios:

  1. Ya sabes que a mi esto de las carrerillas como que no jejeje me quedo con el risotto que es más de mi estilo

    Besis!

    ResponderEliminar
  2. Por no correr una carrera como esa (y más aún con con el frío que hace) soy capaz de suprimir todas las chuches del mundo!!!!!

    ResponderEliminar